RUSIA 2018: OPINIÓN SEMIFINAL

“Las finales no se juegan, se ganan” repetía hasta el cansancio el gran Alfredo Di Stéfano. Tendremos una final inédita en la historia, Francia enfrentará a Croacia en lo que será un partido apasionante. Ambos conjuntos llegan invictos y los dos equipos fueron llamativamente los verdugos de nuestro seleccionado durante este mundial de Rusia, lo que podría funcionar como un aliciente para aquellos que defienden la continuidad de Jorge Sampaoli al frente del proyecto argentino.

 

La Francia de Didier Deschamps, quien fue campeón como jugador en 1998, se ajusta el traje de candidato. El conjunto ‘Galo’  tuvo que afrontar la llave más difícil de todas en esta copa del mundo. Después de sacarse de encima a Argentina en octavos de final, venció a Uruguay en cuartos y a Bélgica en semis para meterse en esta final, que lo encuentra como el favorito más claro. La Bélgica de Eden Hazard, una de las grandes figuras de esta copa, le dio batalla hasta el último minuto,  fue sin dudas el escollo más difícil que tuvieron que superar los franceses, pero la verdad es que este equipo con marcada descendencia africana, más de diez jugadores del plantel son originarios del continente más antiguo del mundo, tiene ese toque de creatividad, velocidad y talento que suelen tener los campeones. Son varios los jugadores que se vienen destacando a lo largo de la competición, aunque las grandes figuras, incluso a quedarse con el premio al mejor jugador del torneo, son Kilyan Mbappé, Antoine Griezmann y Paul Pogba. 

Los croatas por su lado, como veníamos marcando en notas anteriores, son un equipo muy físico, que han dado muestras de carácter en cada uno de sus enfrentamientos. Siempre tuvieron que apelar al alargue para doblegar a su adversario, pero al salto de calidad que le han dado a este conjunto Ivan Rakitic y Luka Modric, se suman la experiencia de Mario Mandžukić, la garra y temperamento de Šime Vrsalijko una de las grandes figuras de esta copa, le dio batalla hasta el último minuto y el respaldo defensivo de, tal vez el mejor defensor del torneo, Dejan Lovren. Estos son los bastiones que han metido a los dirigido por Zlatco Dalić y a la federación presidida por Davor Šuker, su máximo goleador histórico, por primera vez en su historia en la final de un mundial. 

“Un 0 a 0 es como un domingo sin sol” diría también La ‘Saeta Rubia’ ya en su época de entrenador. El partido más importante de la actualidad se jugará este domingo quince de julio de 2018. Será una nueva fecha que entrara en los libros de historia del deporte más hermoso del mundo y también será la posibilidad de Modric y  Mbappe; de Rakitic y Griezmann de sentarse en la mesa de jugadores que han disputado finales como Diego Maradona, Pele, Lionel Messi, Ronaldo, Johan Cruyff, entre otros. Ahora es el turno de franceses y croatas, pero por sobre todo esperemos que en aquella mesa se reserve un lugar de privilegio para el fútbol y que sea un domingo a puro sol.